DEPRESIÓN:

La depresión es un trastorno mental frecuente que puede dificultar el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. Las causas pueden ser genéticas o ambientales: enfermedades físicas, orgánicas, situaciones de estrés, personalidad de base, mecanismos de defensa psicológicos, etc.

Características de la depresión:

  • Sensación de cansancio.
  • Retardo psicomotor (movimientos más lentos), alternando en ocasiones con agitación e inquietud (puede deberse a la ansiedad que acompaña a este trastorno).
  • Tristeza intensa, llantos.
  • Anhedonia: dificultad para sentir disfrute y placer con actividades, situaciones  o con personas, lo que en muchas ocasiones, genera aislamiento.
  • Irritabilidad.
  • Perdida de interés y motivación.
  • Sentimientos de desvalorización hacia uno mismo.
  • Sentimientos de culpa.
  • Trastornos del sueño: insomnio o exceso de sueño.
  • Aumento o pérdida de peso y de apetito.
  • Disminución de la libido.
  • Falta de concentración o memoria.
  • Ideas recurrentes de muerte.
  • En su forma más grave, puede conducir al suicidio.

La mayoría de nosotros en algún momento hemos atravesado algunos de los síntomas antes descriptos, por lo tanto no es suficiente para un diagnóstico de depresión.

Para eso, es preciso que la intensidad de los síntomas, su duración (al menos, 2 semanas) y la incapacidad que generan, sean de un modo suficiente como para afectar el normal funcionamiento de la persona.

Dependiendo de las características del cuadro depresivo, se puede precisar de un tratamiento psicofarmacológico y psicoterapéutico.

Puede suceder que la persona manifieste algunos de los síntomas antes referidos, pero también, puede darse lo que se denomina Depresión Enmascarada donde las manifestaciones propias de la depresión  se ocultan por síntomas físicos, y a veces por somatizaciones. Este modo, puede presentarse en pacientes con enfermedades crónicas de la piel: por lo general su angustia se manifiesta por la queja o enojo con los brotes, la picazón, el dolor de la piel, las erupciones que no cesan, el tratamiento que no funciona, y se suman otras dolencias, del tipo gástricos, cefaleas, dolores musculares o articulares, vómitos, mareos, etc

Depresión y Dermatitis Atópica

Cuesta reconocer las emociones y más aun hablar de ellas. Y lo que se calla, se traslada al cuerpo, aumentando aun más nuestro dolor físico. Poder poner en palabras lo que nos sucede ya es un primer paso para lograr una mejoría.

Y aquí es donde subrayamos la importancia de una mirada integrativa hacia el paciente y de un abordaje multidisciplinario: el paciente con depresión enmascarada puede deambular por varias consultas dermatológicas y médicas y no hallar una mejoría, ya que el médico se centra en sus síntomas físicos.  A veces ocurre que el profesional interpreta que su malestar psicológico es causa del físico y no al revés. Cuando alerta que puede tratarse de una depresión, debe acompañar al paciente y alentarlo a que realice una interconsulta con un profesional de la salud mental. Porque lo que se oculta detrás de su enfermedad cutánea, es un trastorno anímico.

La dermatitis atópica afecta nuestra piel, nuestra psiquis y nuestras emociones. La alteración psicológica es a la vez causa y consecuencia de la enfermedad, y es difícil separar uno y otro aspecto.

Sentirnos que no podemos compartir una salida con nuestros pares, usar determinada vestimenta, haber padecido burlas o rechazo, no poder dormir, sentir picor constantes, no poder sostener algunas actividades o tener que faltar al trabajo por fuertes brotes, etc… son situaciones que van deteriorando la calidad de vida.  No todos lo viven de la misma manera, ya que aquí entran en juego también, aspectos conscientes e inconscientes del sujeto en relación a su historia de vida y a su enfermedad y con qué recursos internos y externos cuenta para sobrellevar esta condición. 

Si sentís que algo de esto puede estar sucediéndote, no dejes de realizar una consulta con un psicólogo o psiquiatra.

Si observas que algún familiar tiene alguno de estos síntomas y no sabes cómo ayudarlo, también podes hacer la consulta y el profesional te orientará en cómo proceder.

ADAR cuenta con una cartilla de profesionales de la salud mental.

.

Laura Vanesa Resnichenco
Lic. en Psicología
MN 57849 MP 84990
Miembro de ADAR

Información propiedad de ADAR. Derechos reservados

Abrir el chat
¿Necesitas ayuda?