Las comorbilidades son dos o más trastornos o enfermedades que ocurren en la misma persona. Pueden ocurrir al mismo tiempo o uno después del otro.

La dermatitis atópica forma parte de un grupo de enfermedades que tienen características comunes.
Estas se deben a que los procesos inflamatorios que las afectan son básicamente los mismos y se los denominan inflamación T2 por el tipo de células y elementos del sistema inmunológico que participan en los mismos.

Las enfermedades que suelen acompañar a la DA y que forman parte de este grupo son, el asma, la rinitis alérgica, las alergias a los alimentos entre otras.

Existe un concepto llamado Marcha Alérgica o atópica, en el cual las primeras enfermedades alérgicas que aparecen en la vida son la DA y la alergia alimentaria para luego desaparecer o transformarse en rinitis alérgica y asma, hecho que denota la relación estrecha entre estas enfermedades.

Algunos llegaron a plantear la DA podría ser la causa de las otras enfermedades alérgicas ya que al estar alterada la barrera de la piel, las sustancias del medio externo pueden atravesarla y de esa manera generar las alergias a los elementos del medio externo como proteínas de ácaros, epitelios de animales, pólenes, alimentos etc.

Enfermedades recurrentes:

Asma

Es la inflamación crónica de los bronquios (los encargados de conducir el aire para que entre y salga de los pulmones), lo que hace que las vías respiratorias se vuelvan más sensibles a los irritantes, se hinchen y se estrechen, provocando que se reduzca la cantidad de aire en circulación. Esta obstrucción del flujo de oxígeno puede ser reversible de manera espontánea, o bien con tratamientos especiales como broncodilatadores.

Los síntomas más frecuentes son dificultad para respirar, sensación de falta de aire, presión en el pecho, tos, silbidos al respirar.

El asma es una enfermedad crónica que no se cura pero con un diagnóstico y tratamiento adecuado, sumado a la educación del paciente sobre cómo manejarla, se la puede tener bajo control.

Rinitis alérgica

Se produce por la inflamación de las membranas mucosas de la nariz al contacto con las sustancias que producen alergia y causa estornudos frecuentes, congestión y goteo nasal, lagrimeo y/o picazón en nariz, ojos y garganta, a veces también conjuntivitis, entre otros síntomas.

Si bien la RA puede manifestarse a cualquier edad, lo más frecuente es que se inicie en la infancia. Es una condición que, aunque no pone en riesgo la vida de quienes la padecen, sí tiene un impacto importante en la calidad de vida de los pacientes y puede perjudicar de manera significativa sus actividades cotidianas

Diferencia con el resfrío

La causa más frecuente de rinitis son los cuadros de resfrío ocasionados por virus. Si bien los síntomas son similares existen algunas características que nos ayudan a diferenciarlos.

Los resfríos virales pueden tener fiebre, el moco es más amarillo-verdoso en vez de claro como en las alergias y en general duran hasta 1 semana. La rinitis alérgica  dura más tiempo, el moco suele ser acuoso y no tiene fiebre.

La asociación entre rinitis y otras enfermedades alérgicas es frecuente, por lo tanto la relación entre la rinitis alérgica, DA y asma es estrecha.

Rinoconjuntivitis

La conjuntivitis alérgica es una enfermedad asociada habitualmente a la rinitis alérgica, caso en que se denomina rinoconjuntivitis alérgica. Los síntomas consisten en lagrimeo, picor y escozor ocular, así como congestión y enrojecimiento.

Alergias alimentarias

Un 30% de los pacientes con casos moderados severos de DA, sobre todo en niños pequeños pueden tener alergias a los alimentos. Leche, huevo, trigo, soja son las causas más frecuentes.

Es importante que los médicos tratantes diagnostiquen en forma correcta ya que suspender estos alimentos de la dieta tiene un impacto importante en la nutrición y la calidad de vida de los niños y las familias.

La Alergia Alimentaria es una respuesta inmune específica inducida por la exposición a las proteínas de un alimento.

Alergias y asma

Si tienes alergias alimentarias, alergias ambientales, asma, dermatitis atópica o una enfermedad respiratoria crónica, tienes más probabilidades de que te diagnostiquen esofagitis eosinofílica.

Esofagitis eosinofilica

En el caso de la esofagitis eosinofílica, un tipo de glóbulos blancos (eosinófilos) se acumula en el recubrimiento del tubo que conecta la boca con el estómago. Esa acumulación, que es una reacción a los alimentos, a los alérgenos o al reflujo gastroesofágico, puede inflamar o dañar el tejido esofágico. El tejido esofágico dañado puede provocar dificultad para tragar o hacer que los alimentos queden atorados al tragar.


La esofagitis eosinofílica es una enfermedad crónica del sistema inmunitario. Solo se ha identificado en las últimas dos décadas, pero ahora se considera una de las causas principales de las enfermedades en el aparato digestivo.

Síntomas

Adultos:

Dificultad para tragar (disfagia),atascamiento de los alimentos en el esófago después de tragar (impactación).

Dolor en el pecho, generalmente de ubicación central, que no responde a los antiácidos, ardor de estómago persistente, dolor en la parte alta del abdomen , ausencia de respuesta a la medicación para la enfermedad por reflujo gastroesofágico, reflujo o alimentos sin digerir.

Niños:

Dificultad para alimentarse, en bebés, dificultad para comer, en niños, vómitos, dolor abdominal, dificultad para tragar (disfagia).

Atascamiento de los alimentos en el esófago después de tragar (impactación), ausencia de respuesta a la medicación para la enfermedad por reflujo gastroesofágico, incapacidad de desarrollarse (crecimiento deficiente, desnutrición y adelgazamiento).

Enfermedades psicológicas

La DA está relacionada epidemiológicamente con un incremento de tales como la depresión, la ansiedad, la ideación suicida o los trastornos de la atención en forma de déficit de atención o hiperactividad.

Información propiedad de ADAR. Derechos reservados


Descubre más información sobre DA en nuestro BLOG



Escríbenos para más información sobre la dermatitis atópica