Dermatitis atópica en adultos: ¿qué podemos hacer?

  • 10-02-2019
Dermatitis atópica en adultos: ¿qué podemos hacer?

El aumento del diagnóstico de dermatitis atópica en adultos en una realidad pese a que, en muchos casos, es complicado establecer si realmente el adulto tiene esta patología que afecta de manera crónica a la piel. La razón es, en palabras de Marta Alegre, dermatóloga especializada en dermatitis atópica, que: “Muchos casos de eccemas recurrentes en pacientes sin antecedentes de eccemas en la infancia corresponden a dermatitis atópica, siendo el diagnóstico difícil de establecer”, afirma la experta, quien señala que las localizaciones típicas de la dermatitis atópica del niño pueden no ser tan frecuentes en los adultos, lo que complica todavía más el diagnóstico.

Visualmente la dermatitis atópica se manifiesta como un eccema que característicamente pica y tiene habitualmente un curso crónico y recidivante. Este eccema repercute en la calidad de vida del paciente, disminuyéndola, y creando una situación en la que el confort habitual desaparece y la piel adquiere peor apariencia: todo esto tiene un impacto negativo a nivel psicológico en el paciente.

Además, esta situación empeora en primavera. “La mayoría de los pacientes con dermatitis atópica tienen una base atópica con otras manifestaciones de atopia, como rinitis alérgica primaveral, conjuntivitis, etc. En estos casos, puede verse un empeoramiento de la afectación cutánea también en épocas de mayor eclosión alergénica ambiental”, añade Alegre.


Tratamientos disponibles

Uno de los problemas de esta enfermedad de la piel es que el factor genético juega un papel muy importante en el desarrollo de la enfermedad y ante eso no podemos influir.

“Sin embargo, en los demás factores que contribuyen al desarrollo del eccema, sobre todo en lo que se refiere a la restauración de la barrera epidérmica, si podemos aconsejar unas medidas terapéuticas que mejoran de forma muy importante la enfermedad”, añade Alegre.

En la actualidad, no existe cura para la dermatitis atópica. El tratamiento está dirigido a reducir la agresividad de las erupciones, aliviar al paciente y mejorar su calidad de vida. “Los pacientes deben entender que es importantísimo mantener la función de barrera epidérmica intacta a fin de evitar la exposición o penetración de alérgenos ambientales, físicos o microbiológicos. De lo contrario, la mayor exposición a estos alérgenos pone en marcha todo el mecanismo inflamatorio que inicia y perpetua el proceso”, advierte la dermatóloga.

Pero que no exista cura no significa que no se esté investigando para mejorar los tratamientos y añadir alternativas y complementos a la terapia habitual con corticoides. “Las hidratantes con el efecto plus antiinflamatorio y restaurador de la barrera epidérmica han supuesto recientemente un aporte muy beneficioso para estos pacientes”, explica Alegre.

Así, la especialista detalla que en este sentido, existen cremas con capacidad de restaurar la flora microbiana que está alterada, cremas que promueven la formación de filagrina (una proteína que interviene en la correcta formación de la barrera epidérmica), cremas con condroitin sulfato, un componente ampliamente utilizado para frenar el proceso inflamatorio y degenerativo de la artrosis y que la aplicación tópica ha demostrado también su capacidad antiinflamatoria y emoliente en la dermatitis atópica. De hecho, este último es una alternativa eficaz y segura para tratar las pieles con dermatitis atópica y un buen comodín para combinar con cualquier otro tratamiento.

Por último, Alegre recuerda que es fundamenta dejar de utilizar todo lo que empeore la sequedad de la piel, como detergentes agresivos, enjabonar diariamente la piel, utilizar agua muy caliente, friccionar con esponjas, etc.

“Debe insistirse en el tratamiento emoliente de mantenimiento para minimizar el número de brotes. Si existe un factor alérgico de contacto o aerotransportado reconocido, hay que evitarlo y, si es posible, realizar tratamientos de desensibilización”, concluye.

 

Fuente: cuidateplus.marca.com